hojas

He decidido hacer unas coronas para poner en el escaparate. Porque después de un paseo por el monte con intención de hacer fotos, para pintar, volví cargada de ramas, piñas, hojas y frutos de diferentes colores que recolecté para hacer decoraciones.

Lo primero fue limpiar para quitar bichillos y demás suciedad, Lo siguiente ha sido separar las hojas de las ramas.

corona-otoño0

En este caso, estaban las ramas bastante húmedas, por lo que no ha habido que humedecerlas para que se amoldaran a la forma que quería darles sin romperse. Si las que has conseguido están muy secas,  tienes que humedecerlas previamente.

El siguiente paso ha sido sujetar varias ramas entre sí con cinta de carrocero, para hacer la base. Y con ayuda de un cubo darles forma más o menos redonda poniéndolas alrededor de él.

corona-otoño1

Cuando ya tenían la forma que quería, las he desmoldado y con una cuerda las he atado para poder cortar la cinta carrocero y que en caso de que se vea, quede más rústico.

Luego, he empezado a enredar el resto de ramas entre estas, hasta que ha cogido volumen suficiente. Esto ha sido lo que más tiempo me ha llevado, unas dos horas aproximadamente.

corona-otoño2

Hint&Tip: no centrarse en un único lado al entrecruzar las ramas, es mejor hacer la corona dando vueltas continuamente para que quede más redondeada e igualada.

Una vez hecho el soporte, que puede valer para distintas ocasiones, he empezado con la decoración, que en este caso se compone de hojas, piñas y frutos rojos.

Lo primero ha sido enganchar las hojas entre sí como si hiciera una trenza en espiga, añadiendo una hoja nueva cada vez que cruzaba los tallos, en este caso todas eran del mismo tipo en diferentes tonalidades de verdes y marrones.

Con ayuda de la pistola de silicona caliente he pegado estas a la corona y lo mismo con las piñas y los frutos, quedando un resultado de lo más otoñal que se puede retirar y sustituir por otra cosa en cualquier momento.

corona-otoño

Con todas las hojas que me que me quedaban he hecho otra corona solo de hojas, esta es mas sencilla, y apenas me ha llevado media hora de trabajo.

corona-otoño3

Con un alambre lo suficientemente rígido para soportar el peso sin deformarse, he ido atravesando todas las hojas en más o menos el mismo lugar y con los tallos hacia dentro para conseguir una ristra que luego he atado y ya está preparada para colgar o para poner debajo de unas calabazas u otro objeto otoñal. ¡No diréis que no es fácil!

corona-otoño4

Guardar

Guardar

Comments are closed.